Guía de Compra: Remolque de Bicicleta

Uno de los problemas que podemos encontramos cuando utilizamos nuestra bicicleta es que nuestras alforjas se nos queden algo cortas a la hora de transportar ciertos volúmenes y pesos. Para ello podemos encontrar distintos tipos de remolques para bicicletas que se ajustarán a la perfección a nuestras necesidades. No se trata de un accesorio demasiado caro, así que merece la pena darle una vuelta a las oportunidades que nos ofrece el mercado.

En este artículo os presentamos los  tipos de remolques para bicicletas más comunes para que podáis valorar cuál se adapta mejor a vuestras necesidades.

Tipos de Remolques

Remolque de una rueda

Este tipo de remolque es la opción ideal cuando sólo queremos transportar equipaje. Es muy ligero, por lo que la conducción resulta muy ágil. 

Los remolques de una rueda son muy prácticos y le puedes sacar partido en muchas circunstancias, no sólo en cicloturismo, si no en actividades  tan cotidianas como ir a la compra. Además, son muy fáciles de desenganchar  por lo que en unos minutos puedes dejar la bici libre de peso.

Dentro de los remolques de una rueda existen dos versiones: los que incorporan una bolsa para el equipaje y los que añaden una rueda sobre la que puedes poner un portabultos o enganchar más alforjas.  

La bolsa estanca resulta muy práctica y puede alcanzar una capacidad de hasta 45-50kg. Lo ideal es que no tengamos que abrirla y cerrarla continuamente,  por lo que hay  debemos ser previsores y meter en las alforjas aquello que vayamos a utilizar durante la jornada y dejar la bolsa perfectamente sellada hasta llegar al destino. 

Acostumbrarte a llevar el remolque no requiere demasiado tiempo, y tras una pocas pedaladas las sensaciones y la maniobrabilidad del conjunto van sobre ruedas.  Cuando estamos parados lo mejor es poner a la bici un caballete y, al realizar viajes, y dado que el eje sufre, no es mala idea llevar un eje de recambio.

Remolque de dos ruedas

Existe una gran variedad de remolquerwqareas de dos ruedas en función de si lo que queremos transportar es simplemente carga o por el contrario queremos pedalear llevando en el remolque a niños o a nuestra mascota.  

Remolque de carga

Si necesitas llevar un peso superior y que ofrezca una estabilidad mayor que el remolque de una rueda, debes decantarte por un modelo de dos ruedas. 

Algunos remolques de este tipo incorporar una caja de plástico muy robusta y no demasiado pesada que además es fácil de lavar, por lo que puede resultar de gran utilidad.  Respecto al sistema de anclaje, el más recomendable es el que se engancha a la tija del sillín. 

El principal inconveniente de este tipo de remolque es que pesa más, lo que hace que las piernas sufran más en el pedaleo y la maniobrabilidad resulte un poco más complicada. 

Remolque para niños

El tener hijos te cambia la vida, pero no tiene por qué hacer que abandones tus hobbies. Si te gusta hacer rutas en bicicleta y quieres llevar a tus hijos contigo, un remolque para niños puede ser tu gran aliado. 

En función del número de niños podrás elegir un remolque de una plaza o de dos. Los niños van cómodamente sentados disfrutando del paisaje y resguardaos del sol, la lluvia o el viento.  Incluso, si la jornada se alarga, los pequeños pueden echarse una siesta cómodamente mientras que el padre o la madre siguen pedaleando. 

Este tipo de remolques son muy seguros y cómodos y hacen que los niños disfruten de la experiencia al igual que los mayores. Al ir sobre dos ruedas resultan muy estables antes posibles caídas o vuelcos.  Además, algunos modelos son muy versátiles permitiendo incluso que los utilices cuando sales a correr o a pasear, multiplicando por tanto sus posibilidades de uso.  

A la hora de elegir ten en cuenta el tipo de terrenos por los que vas a circular para elegir la amortiguación más adecuada en cada caso. 

Remolque para perros

¿Y por qué vamos a dejar a nuestra mascota en casa? Si las distancias que vamos a recorrer son muy largas o nuestro perro tiene ya una cierta edad o simplemente no es muy deportista, un remolque para perros para nuestra bici se convierte en una excelente opción. 

En el mercado encontramos distintos modelos con distintas longitudes que se adaptan a las medidas de nuestra mascota, con sistemas de ventilación que además les protegen del sol, del viento y de la lluvia y con precios muy ajustados que se adaptan a todos los bolsillos. 

Como en todo, si no te importa gastarte un poco más puedes encontrar remolques con todos los extras imaginables y que te permitirán disfrutar de paseos con tu perro por todo tipo de terrenos.  

Elegir el modelo de remolque no debería ser muy complicando teniendo en cuenta la longitud y peso de tu perro y el dinero que estás dispuesto a gastarte.  Si lo piensas usar mucho quizás es mejor invertir en un modelo más robusto y, en función del espacio de que dispongas, podrás elegir entre uno plegable o no, teniendo en cuenta la pereza que te pueda dar tener que montarlo y desmontarlo cada vez que lo uses. 

¿Es legal llevar un remolque para bicicletas?

En Europa es muy común llevar un remolque en la bicicleta, sin embargo, en nuestro país no lo es tanto. Según la normativa de las vías interurbanas está prohibido el transporte de personas en un remolque (artículo 12.4 del Reglamento General de Circulación) no así el de perros o carga siempre que sea de día y se cumplan las condiciones de peso máximo del vehículo, límite de velocidad, etc. En cuanto a las vías urbanas hay que consultar la ordenanza municipal, por lo que antes de comprar un remolque es recomendable consultar las normativas establecidas por la población por la que tengas intención de circular. 

Cosas tengo que tener encuenta al comprar un remolque para bicicleta

  1. A qué o quién está destinado el remolque (carga, niños, mascotas…)
  2. Material del que está confeccionado (plástico, tela impermeable…)
  3. Comodidad (asientos, amplitud, ventilación, transpiración…)
  4. Seguridad (cinturones de seguridad, anclajes, barra antivuelco…)
  5. Tamaño y pesos máximos que puede transportar.
  6. Terrenos por los que tenemos intención de circular (determinarán el sistema de amortiguación que debemos buscar).
  7. Precio (en función del uso que le vayamos a dar quizás resulta interesante hacer una inversión mayor) 
  8. Versatilidad (algunos modelos dan la posibilidad de utilizarlos también para correr o pasear).
  9. Plegado (en función del espacio de almacenamiento del que dispongamos y de la frecuencia con la que vayamos a usar el remolque puede ser una opción a valorar).
  10. Accesorios (en algunos casos vendrán incluidos y en otros saber que podemos encontrar lo que necesitamos con facilidad: enganche del eje, funda impermeable,  asiento para bebé,  luz de pila, cubierta de lluvia, mosquitera, etc.)

Ventajas del uso de un remolque para bicicletas

  1. Mayor capacidad de carga.
  2. Mejor reparto del peso.
  3. Permite el balanceo mejor que las alforjas por lo que resulta más cómodo al pedalear de pie en las subidas.
  4. Gran estabilidad debido a un centro de gravedad bajo, al llevar la carga a ras de suelo.
  5. Se adaptan a cualquier modelo de bicicleta, hasta los más básicos.

Desventajas del uso de un remolque para bicicletas  

  1. El peso del remolque, por ligero que sea, siempre es mayor que el de las alforjas. 
  2. El remolque puede resultar algo aparatoso si quieres moverte en otros medios de transporte.
  3. Las frenadas resultan algo más largas por lo que hay que acostumbrarse a conducir con remolque y adaptarse a los tiempos que necesitamos para frenar ante una curva u obstáculo.