Guía de Compra: Bolsas para bicicleta

Existe una gran variedad de bolsas para bicicletas que nos permitirán transportar aquello que necesitemos durante nuestros trayectos sin incomodar las pedaladas. Son súper prácticas y las podemos colocar en casi cualquier parte de la estructura de la bicicleta: el manillar, el sillín, el cuadro, etc.  ¡Es sólo cuestión de gustos! 

¿Qué bolsa es la más adecuada para mi bici?

A la hora de elegir la bolsa más adecuada para nuestra bicicleta conviene fijarse en aspectos tales como:

  1. MATERIAL: la bolsa ha de ser ante todo ligera, para no añadir peso extra a nuestras pedaladas. Pero, más allá de eso, hay otras características que no conviene descuidar.  Que sea resistente, impermeable, transpirable y hermética (para evitar el polvo de los caminos o que se nos mojen las cosas con la lluvia) harán que se convierta en una compra excelente.

En el mercado podemos encontrar bolsas confeccionadas en distintos tejidos:

  • CORDURA: es una material muy duradero y resistente a la abrasión.  Es muy transpirable, por lo que podemos meter sin problema ropa sucia sin temor  a olores desagradables. El principal inconveniente es que no es impermeable. 
  • PLÁSTICO: si te decantas por una bolsa confeccionada en plástico, puedes optar por una reforzada en nylon, la cuales suelen dar un buen resultado. Son muy impermeables  pero no son transpirables, lo que puede generar olores. 
  • MIXTA: confeccionadas en cordura por la parte de fuera, resistente por tanto a la abrasión, y en plástico por la parte de dentro. 
  • CUERO: estas bolsas suelen perseguir una función estética determinada., muchas veces con un aire retro, para aquellos que buscan darle un determinado estilo a su bicicleta. 

Para terminar con las cuestiones de diseño, cabe añadir que algunas bolsas incorporan asas o correas, las cuales las hacen mucho más cómodas de transportar una vez que te bajas de la bici.

  1. CAPACIDAD: es importante saber qué es lo que vamos a transportar a fin de elegir la bolsa que nos ofrezca el espacio que necesitamos sin añadir peso extra. 
  1. DISTRIBUCIÓN DE LOS COMPARTIMENTOS: tendremos que buscar aquellos que nos resulten más cómodos  y prácticos y que mejor se adapten al tamaño de las cosas que queramos transportar.
  1. SEGURIDAD:  en función de los terrenos por los que circulemos la bolsa estará en continuo movimiento, por ello, es muy importante que elijamos una que quede bien anclada a nuestra bici, que nos dé seguridad y que no tengamos la sensación de que podemos perderla en cualquier momento.   Algunos diseños incorporan una banda reflectante, la cual otorga más seguridad en la oscuridad. 
  1. TIPO DE BICICLETA: es fundamental elegir una bolsa que encaje con las características técnicas de nuestra bicicleta (eje de la rueda, tipo de freno,  etc.).
  1. PRECIO: tendremos que valorar el uso que le vamos a dar y, en función de eso, decantarnos por una gama básica o invertir un poco más en modelos superiores.

Tipos de bolsas para bicicleta en función de donde se colocan

Ya hemos dedicado otro artículo a los portaequipajes, por lo que centraremos este únicamente en las bolsas que se colocan en la propia bicicleta, sin necesidad de añadir otras estructuras adicionales.

Bolsa de manillar para bicicleta

Este tipo de bolsas fijadas en el manillar suelen destinarse a meter objetos básicos cuando realizamos trayectos cortos (móvil, llaves, cartera, etc.).  Por lo general, tienen cierres sencillos por si queremos coger algo durante la marcha (barrita energética, fruta, etc.).  Algunas incorporan un asa o correa, que las hace muy cómodas de llevar fuera de la bici.

Algunos modelos cuentan en la parte frontal con una zona transparente para tener acceso al móvil, permitiéndonos usar cómodamente en caso de necesidad.

También resulta un modelo ideal para transportar un cambio de ropa o un chubasquero en caso de lluvia, sin embargo, para trayectos más largos suelen utilizarse como complemento a la bolsa trasera. 

Bolsa de sillín para bicicleta

Cuando encaramos un trayecto largo bien por carretera o montaña, en importante ser previsor y llevar todo aquello que podemos necesitar si tenemos un pinchazo o una pequeña avería. Para este tipo de cosas, las bolsas de sillín suelen ser una opción perfecta ya que cuentan con capacidad suficiente y  además poder meter algo de comida y bebida. 

Este tipo de bolsas son muy resistentes y se fijan  perfectamente a la tija del sillín mediante cintas o velcros, por lo que aguantarán las oscilaciones del terreno sin problemas.   

Las bolsas que se fijan a la tija del sillín suelen ser las ideales para las bicicletas de doble suspensión, las cuales no permiten la fijación de bolsas o portabultos traseros. 

Bolsa de cuadro para bicicleta

Otra opción es elegir una bolsa que se adapte al cuadro de nuestra bicicleta, bien a todo el hueco o sólo a una parte de él.  La parte interior suele estar dividida en compartimentos, lo cual hace que se pueda repartir la carga de forma más uniforme.  Algunas cuentan además con unas cintas o velcros para acoplar el bidón del agua.

Estas bolsas, al colocarse en el cuadro, hacen que baje el centro de gravedad, lo que hace que la bicicleta sea más estable. Además el anclaje, mediante correas, es muy práctico y sencillo.

Bolsa de alforja para bicicleta

Las alforjas ancladas en la parte trasera son, sin duda, las preferidas cuando se trata de transportar un poco más de carga, tanto si estamos haciendo deporte, queremos realizar una excursión o nos manejamos por la ciudad y tenemos que llevar nuestro ordenador portátil. 

Lo ideal es buscar modelos que sean herméticos y que dispongan de un cierre seguro, por encima de que sea más o menos accesible, ya que no vamos a necesitar abrirlas en marcha.

Existen distintos tipos de anclado, por lo que podremos elegir el que mejor encaje con nuestro modelo de bicicleta.

A la hora de elegir la más adecuada para nosotros tendremos que tener en cuenta que el tamaño se ajuste a nuestras necesidades, que sean ligeras, impermeables  y que tengan unos buenos sistemas de sujeción.  

Para garantizar la estabilidad en marcha, lo ideal es que se reparta el peso por igual a ambos lados de la bicicleta. 

Indudablemente pesan más que otro tipo de bolsas,  lo que hará más exigente el pedaleo., sin embargo, hay modelos muy versátiles que incluso se transforman en mochila para facilitar su transporte.